Riesgo en el uso de tratamientos cosméticos y para belleza que no son de origen natural

consecuencias al usar tintes para el cabello

Los estándares de belleza en las mujeres en la actualidad se han vuelto completamente subjetivos gracias al empoderamiento femenino y al milagro del flujo transcultural que el internet ha traído consigo. Sin embargo, hay algo en lo que sí estamos todas en sintonía: nos importa el cuidado de nuestra piel, queremos vernos jóvenes y saludables y es aquí donde el tratamiento cosmético que elegimos se convierte en nuestro mejor aliado, o en el enemigo de nuestra salud y belleza física.

Si te sientes algo perdida en el tema o quieres saber más, aquí te contaremos de qué se trata.

¿Qué es un tratamiento cosmético?

El tratamiento cosmético es un proceso destinado a proteger, purificar y reparar nuestra piel con el fin de prevenir y eliminar arrugas, cicatrices y manchas no deseadas. Podemos realizarlo en casa con cremas de día y de noche, siendo su uso uno de los pasos que componen una correcta rutina del cuidado de nuestra belleza exterior.

En las últimas décadas, se ha popularizado el uso de cremas especializadas en proteger la piel de los agentes dañinos del medio ambiente: los rayos solares, la contaminación del aire, frío o calor extremos.

Los expertos recomiendan que, para preservar la salud de la piel, se debe realizar este tratamiento cosmético en conjunto con una rutina diaria de prevención y mantenimiento basada en:

  • Higienizar la piel con un dermolimpiador no abrasivo para remover el maquillaje, la polución y toxinas residuales.
  • Tratamiento cosmético con mascarillas faciales, cremas de día y de noche que ayuden a tu piel con la regeneración celular diaria.
  • Hidrata tu piel para mantener su elasticidad y sus propiedades óptimas.
  • Usa protector solar para evitar daños causados por la radiación UV.

Es así como los tratamientos cosméticos son tan importantes, pero no te dejes engañar por cualquier marca, pues la variedad de tratamientos en el mercado es grande y es crucial saber cómo elegir la indicada para no correr riesgos.

¿Cuáles son los riesgos en el uso de tratamientos cosméticos?

Mucho se ha avanzado en estudios dermatológicos y cosmetológicos; los profesionales cosmetólogos tardan muchísimo tiempo desarrollando nuevas fórmulas que se adapten a las necesidades de nuestra piel, y las organizaciones de la salud han creado leyes y parámetros para proteger a las personas de consumir productos peligrosos para la salud.

Sin embargo, aún sigue siendo frecuente encontrar componentes dañinos en los productos de tratamiento cosmético a base de polímeros, metales pesados u otros químicos peligrosos para nuestra salud que, con el tiempo, se vuelven en nuestra contra. Lo que ocurre en nuestra piel es muy parecido a las consecuencias de usar tintes para el cabello, al principio no notamos el daño, pero, a medida que frecuentamos su uso, nuestra piel empezará a presentar síntomas desfavorables tales como:

  • Sensación de calor al aplicar el producto.
  • Enrojecimiento de la zona donde ha sido aplicado.
  • Resequedad y descamación de la piel luego de su uso frecuente.
  • Irritación y urticaria en el área afectada.
  • Presencia de granos o eczema.

Si notas alguno de estos síntomas lo mejor es suspender su uso cuanto antes y consultar un especialista. En el peor de los casos, el uso prolongado de cosméticos a base de químicos nocivos puede suponer el desarrollo de acné, dermatitis, urticaria de contacto, foliculitis u otras patologías dermatológicas.

En conclusión, los riesgos de usar productos poco confiables para nuestra belleza pueden afectar cualquier tipo de piel. Sin embargo, las pieles sensibles o con alguna alteración dermatológica son las que pueden presentar estos síntomas con mayor facilidad y lo recomendable es asegurarte de que los productos que estés usando sean preferiblemente de origen natural y seguros para tu salud.

WhatsApp chat