Henna para cabello: En qué otras partes se puede utilizar

Además de usar la henna para cabello, este tinte de origen orgánico tiene una serie de propiedades que puedes aprovechar para una variedad infinita de usos que jamás pensaste. Aquí te mostramos cuáles son las importantes.

Para realizar tatuajes

La henna procede de las hojas de un árbol llamado Lawsonia inermis que crece en países como India o Pakistán y en algunas regiones del Medio Oriente o del norte de África.

Aunque en la Antigüedad se usaba con frecuencia, la henna pasó al olvido en Occidente debido a su prohibición por parte del mundo cristiano. Sin embargo, su utilización, actualmente, ha adquirido mayor popularidad, gracias a los amantes de los tatuajes no permanentes.

La ventaja de hacerte un tatuaje con henna hindú radica en que es un procedimiento indoloro y que en muy pocas ocasiones produce reacciones alérgicas. Al aplicarla en la piel, penetra en las células muertas de la zona cutánea. Puede durar hasta 15 días, según el lugar donde te lo hayas hecho.

Para alargar la vida del tatuaje con este tinte, puedes utilizar aceites esenciales como el de oliva, coco, eucalipto o lavanda que hidratan la piel y mantienen su aspecto.

Si deseas un tatuaje más duradero, los que se realizan en las palmas de las manos y los pies perduran más en el tiempo debido al grosor de la piel y a la falta de grasa en esas zonas del cuerpo.

Para teñir telas y tejidos

Además de ser muy popular para la coloración del cabello, este tinto orgánico es muy empleado para teñir telas y tejidos naturales, principalmente el algodón, lana y seda.

Para teñir lana en un tono marrón, dilúyela en agua hirviendo en un recipiente que cubra lo suficiente la tela. Posteriormente, introduce poco a poco la lana por espacio de una hora y termina extendiéndola para que se seque.

También puedes obtener tonos como el marrón rojizo, verde, dorado y amarillo hasta lograr el naranja. Todo depende de la proporción del tinte y los repetitivos baños que apliques.

En la lucha contra la calvicie

Quizás, el uso más común de la milenaria henna sea para modificar el color de pelo y nutrirlo. Sin embargo, pocos saben que esta planta es muy útil en la lucha contra la calvicie. De acuerdo con la tradición del herbolario, mezcla un puñado de sus hojas con un poco de aceite de mostaza y caliéntalo en un sartén durante cinco minutos a fuego lento. Cuando acabe la cocción, filtra el aceite y almacénalo en un frasco para aplicarlo en tu cabello regularmente, en especial, después del lavado diario.

Prevención de uñas rotas

Las uñas débiles que se rompen fácilmente tienen un aliado con esta planta. Su empleo frecuente fortalece las cutículas y las uñas. De esta manera, evitarás su rompimiento. Para conseguirlo, remoja las hojas de henna en agua durante toda la noche. Luego, cuela las hojas y tómate el agua resultante durante diez días seguidos. Notarás sus efectos de manera paulatina.

En la lucha contra la artrosis

La artrosis es una enfermedad crónica que produce la degeneración de los cartílagos de las articulaciones y puede ocasionar deformidad con el paso del tiempo. La utilización de la henna ha sido probada como un remedio preventivo que puede minimizar considerablemente los dolores que produce esta patología.

Emplea aceite de henna en las zonas con molestias durante un mes y notarás los cambios considerablemente. Sentirás un gran alivio de los dolores.

Las propiedades de esta planta son infinitas. Aprende cada día sobre sus beneficios e incorpórala como parte de tu rutina para disfrutar de una salud cada vez más natural y orgánica.

Deja un comentario

WhatsApp chat