De donde provienen los tintes naturales

De donde provienen los tintes naturales

Teñirse el cabello es sumamente común en la actualidad. Cada vez hay más productos enfocados en la coloración del cabello. Además de los tintes químicos, también hay tintes naturales enfocados en una aplicación menos agresiva que nos ayuda a sufrir menos daños en la coloración. ¿Alguna vez te has preguntado de donde viene el tinte natural? ¡No te lo preguntes más! Aquí te lo contaremos.

Historia y origen

En la historia, podemos encontrar que, a través de las épocas, las personas han usado distintos métodos naturales para cambiar la coloración de sus cabellos. Investigando un poco, a través de las edades descubrimos los siguientes métodos para teñirse naturalmente el cabello.

Edad de piedra: el primer intento de teñido

Las evidencias más antiguas sugieren que los humanos pudieron haber empleado un tinte natural en su cabello desde hace millones de años, específicamente en el período paleolítico. Las pruebas arqueológicas indican que el óxido de hierro rojizo encontrado en la tierra pudo llegar a ser utilizado para adornar su piel y sus cabellos.

Egipcios: los primeros en cubrir las canas

Los antiguos egipcios tenían una fijación particular por mantener su cabello perennemente negro. Debido a esta obsesión, descubrieron la henna, que es el polvo de la planta Lawsonia Inermis, y de esta manera llegaron a ocultar sus canas mediante la aplicación de este elemento natural. Hoy en día, la henna se sigue utilizando. Es un producto natural que no solo te da la opción de brindar tonalidades marrones, rojizas, caobas y anaranjadas en tu cabello, sino que también fortalece el cuero cabelludo, otorga mejor textura al cabello y reduce la caspa.

Romanos: los más creativos

Una de las opciones naturales más creativas, sin duda alguna, vino de la mano de los romanos. Con una mezcla de flores de azafrán, lograban un llamativo color rubio, y con bayas y cáscaras de nueces conseguían otros vistosos colores. Pero de lejos, el método más interesante fue el hecho de usar sanguijuelas fermentadas con vino tinto durante meses. La aplicación del jugo obtenido con la ayuda de los rayos del sol ayudaba a obtener un color negro intenso.

Italianos: aliados del sol y el calor

Los italianos, por su parte, fueron de los primeros en introducir a las rubias en la moda. Su idea fue una solución natural aclarante aplicada en el cabello para, posteriormente, acostarse al sol de manera que los rayos UV y el calor fueran los protagonistas para lograr la pigmentación rubia deseada.

Te puede interesar >> Tintes naturales para ocultar las canas

Beneficios de lo natural

Actualmente, el método natural más popular para darle color a nuestros cabellos es la henna. Esta planta posee ciertas propiedades que actúan sobre nuestro cabello, brindando algunos beneficios interesantes. La henna es una planta que tinta de color rojizo, pero las marcas la han comercializado y mezclado junto a otras plantas con propiedades colorantes, logrando así diferentes tonalidades de colores. Los beneficios que nos brinda son:

  • Aporta volumen al cabello, proporcionando grosor a la fibra capilar.
  • No presenta daños en el cabello porque es natural.
  • No daña el cuero cabelludo.
  • Proporciona mucho más brillo a la hebra del cabello.
  • Refuerza el cabello, dotándolo de mayor resistencia y revestimiento.

A diferencia del tinte, la henna no cambia el color desde dentro de la hebra de nuestros cabellos como los tintes sintéticos. Esta se encarga de revestir con un color translúcido a la hebra como si de un barniz se tratase.

Sin duda alguna, la historia de la coloración natural del cabello es fascinante, llamativa y extraordinaria. Representan una parte de la historia importante que influyó enormemente en cómo son los tintes de cabello en la actualidad.

WhatsApp chat