Consejos para mantener un cabello saludable y envidiable

Para mantener un cabello saludable y envidiable debes tener cuidados regulares y una buena rutina en el cuidado capilar. Te ofrecemos un resumen sobre cómo escoger el mejor cuidado según tu tipo de cabello y la exposición al medio ambiente o al sol.

Consejos que debes tener en cuenta

  1. Lava tu cabello de manera adecuada: Utiliza un champú suave para tu tipo de cabello. Lávalo con agua tibia, no caliente, ya que el agua caliente puede dañar el cabello y el cuero cabelludo. No lo laves en exceso, ya que esto puede eliminar los aceites naturales que lo mantienen hidratado.
  2. Acondiciona regularmente: Utiliza un acondicionador después de lavar tu cabello para mantenerlo hidratado y suave. Aplica el acondicionador principalmente en las puntas, evitando el cuero cabelludo.
  3. Enjuaga con agua fría: Después de aplicar el acondicionador, enjuaga tu cabello con agua fría. Esto ayuda a cerrar la cutícula del cabello, lo que lo hace lucir más brillante y suave.
  4. Evita el uso excesivo de calor: El secador, las planchas y las tenazas pueden dañar el cabello debido al calor. Si es necesario usar calor, aplica un protector térmico antes y utiliza la configuración más baja que sea efectiva.
  5. Corta regularmente las puntas: Las puntas abiertas y dañadas pueden hacer que el cabello luzca opaco y poco saludable. Cortarlas cada 6-8 semanas ayudará a mantener el cabello con un aspecto más saludable.
  6. Hidratación adecuada: Beber suficiente agua es fundamental para la salud general de tu cabello y cuero cabelludo. La hidratación adecuada ayuda a mantener el cabello brillante y flexible.

Elegir el producto adecuado

Para ello es esencial que debas conocer mejor tu pelo, si es graso, si es seco, si está tinturado o mixto. Te brindamos algunas sugerencias para seleccionar los productos que mejor te convengan según el tipo que tengas.

  1. Para cabello fino: Elije champús y acondicionadores que ofrezcan más volumen y que puedan darle mejor cuerpo a tu cabello fino. Evita acondicionadores muy pesados que puedan apelmazar el cabello.
  2. Grueso: Escoge champús hidratantes y acondicionadores que ayudan a suavizar y controlar el cabello grueso. Los aceites naturales pueden ser útiles para nutrir y suavizar las asperezas.
  3. Seco y dañado: Humecta tu cabello como champús y acondicionadores hidratantes. Utiliza mascarillas capilares y tratamientos naturales que revitalicen y repararen el cabello dañado.
  4. Graso: Opta por productos naturales que controlen el exceso de grasa sin eliminar completamente los aceites naturales. Evita elaboraciones químicas que agreguen aceites a tu cabello.
  5. Rizado: Elige siempre productos naturales e hidratantes para evitar el encrespamiento y mantener los rizos definidos y que ayudan a definirlos y controlarlos.
  6. Teñido o con tratamientos químicos: Utiliza productos naturales como la henna hindu que ayudan a preservar el color y evitar la decoloración. La tintura y la salud de tu cabello se mantiene por más tiempo, en comparación con otros colorantes químicos.

¿Cómo protejo mi cabello de daños ambientales?

Es muy importante proteger y mantener tu cabello de posibles daños ambientales. Por ejemplo, lavarlo muy bien después de bañarte en piscinas o cuando vayas al mar. Siempre es bueno tener a la mano un sombrero o pañuelo para protegerlo del sol. Debes alimentarte bien y evitar el estrés.

Igualmente, evita el exceso de calor en tu cabello de los rayos solares. En el mercado ya existen productos con protección solar UV para cada tipo de melena. Puedes encontrar productos con ingredientes que lo hidraten, nutran y lo fortalezcan, como el aceite de argán o las proteínas de queratina.

En resumen, si tienes una o más de estas características, elige productos de calidad que no contengan parabenos o sulfatos y que se adapten a las necesidades más apremiantes en tu pelo. Es recomendable que busques un producto que responda correctamente a las necesidades de tu cabello

WhatsApp chat