¿Cómo proteger mi cabello del agua del mar?

¿Cómo proteger mi cabello del agua del mar?

A la mayoría de las mujeres les fascina pasar sus vacaciones en la playa. Si este es tu caso, en las próximas líneas encontrarás algunos consejos para cuidar tu cabello del agua salada y hacer buen uso de una mascarilla que lo hidrate de manera eficiente.

Consejos para proteger el cabello del agua de mar

El cuidado para lucir una hermosa cabellera requiere el uso constante de una mascarilla capilar, además de otras medidas de protección que siempre debes tener presente antes, durante y después de sumergirte en el mar.

Antes de ir a la playa

Es fundamental preparar el cabello antes de que tenga contacto directo con los rayos del sol y con el agua salada, para ello te aconsejamos:

  • Procede a limpiar muy bien tu cabello, aplicando un buen champú.
  • Coloca una crema o acondicionador con propiedades hidratantes como, por ejemplo, las máscaras a base de aceite de oliva o de almendra.
  • Masajéalo suavemente durante unos minutos.
  • Puedes sanear la melena dándote un corte de pelo, así eliminas las puntas maltratadas.
  • Sigue una dieta equilibrada que contenga suficientes vitaminas y minerales.
  • Si deseas aumentar la protección, puedes tomar un cosmético nutriente oral.

Durante la estadía en el mar

Ya disfrutando del mar, no olvides estas recomendcaciones:

  • Colócate un acondicionador capilar que te hidrate y, al mismo tiempo, te proteja de los rayos del sol.
  • Péinate el cabello constantemente, para evitar la resequedad; es necesario desenredarlo cada vez que salgas del mar y peinarlo hacia atrás. De esta forma, cuidas también el cuero cabelludo.
  • Enjuaga con agua dulce. Es importante tomar en cuenta que cada vez que te mojes en la playa, debes desprender los residuos de sal y de arena mojando tu cabellera en el grifo.
  • Puedes volver a hidratarlo con tu mascarilla de preferencia, dejándola actuar aproximadamente por diez minutos.
  • Cuidado con melenas teñidas. Si has pasado por tratamientos químicos recientemente, te sugerimos que tengas mucho cuidado de exponer al pelo por periodos prolongados al sol, arenilla o sal, porque este se encuentra débil y podría dañarse con facilidad.

Al llegar a tu hogar

Después de la aventura, vienen estos cuidados:

  • Lava tu cabello con un champú creado especialmente para la eliminación de la arena, el cloro y la sal.
  • Usa un producto que esté formulado con ingredientes para la nutrición del cuero cabelludo y la revitalización de las hebras.
  • Aplícalo sobre el cabello húmedo y masajea firmemente hasta que haga suficiente espuma. Este frotamiento contribuye a la activación de las glándulas sebáceas y proporciona grasa en esta área.
  • Acláralo alternando agua caliente y fría, con el fin de limpiar completamente todos los residuos que pudieran quedar.
  • Repite esta operación dos o tres veces.
  • El lavado debe ser diario.
  • Usa una mascarilla hidratante por lo menos dos veces a la semana para conseguir la restauración de la fibra natural del cabello.
  • La hidratación puede ser mediante un tratamiento a base de aceites o productos naturales que brinden humectación (aguacate, aloe vera, aceite de oliva y otros ingredientes similares).
  • Sécate bien la cabellera después de cada lavado.
  • No te acuestes con el pelo húmedo para prevenir la formación de hongos.
  • Evita utilizar la plancha alisadora o el secador durante algunos días.

Después de sumergirte en el mar, tu cabello se encuentra débil por unos cuantos días o semanas. En este tiempo, no te expongas a productos químicos que puedan causar más deterioro al cuero cabelludo y a tu salud en general.

Indudablemente, las zonas costeras presentan condiciones climáticas específicas que son atractivas para descansar y pasear, pero también afectan de manera inevitable el estado del pelo.Sin embargo, si sigues los consejos dados y usas los productos adecuados, estarás minimizando los daños que pueden ocurrir y tu cabellera lucirá siempre reluciente.

WhatsApp chat