Lo que debes saber sobre las alergías que puede producir la Henna

alergias que puede producir la henna

Cambiar tu color de cabello para resaltar algunos rasgos o simplemente dar un toque fresco a tu estilo es algo cada vez más común, pero es importante que conozcas las consecuencias de usar tintes para el cabello, sobre todo si no son de origen natural o sus componentes te generan algún tipo de alergia.

¿Qué tipo de alergias puede producir su uso?

La piel y el organismo de cada persona son únicos y pueden tener sensibilidades especiales a ciertos tipos de compuestos, por esto, es importante realizar el test de sensibilidad con cualquier producto nuevo que vayas a usar. Aquí te dejamos un listado de algunas alergias que puedes desarrollar al usar henna, aunque no sean muy comunes, es bueno que los conozcas:

  • Se trata de un producto natural y es muy poco común que produzca cualquier tipo de alergia, pero puede producir dermatitis. En el mercado puede encontrarse este producto mezclado con otros componentes como la parafenilendiamina para cambiar la coloración y hacer que el pigmento dure más. Este elemento adicional puede causar picazón extrema, sensación de ardor, edema y hasta que la piel supure.
  • También, la alergia puede presentarse con piel escamosa, pústulas o ampollas dependiendo de la reacción alérgica. Es posible que la reacción se extienda y no se concentre solo en el lugar del contacto con el producto.
  • En situaciones poco comunes puede producir urticaria, angioedema (una inflamación que se da por debajo de la piel) y en casos más extremos puede llegar a la anafilaxia.

¿Cómo reducir la probabilidad de tener una reacción alérgica?

Nunca puedes tener la seguridad de que no vas a sufrir un brote, dermatitis o cualquier otro tipo de reacción alérgica a un alimento o a algún compuesto de algún producto estético, pero siempre puedes seguir algunos consejos para reducir la posibilidad:

  • Revisa tu historial. Recuerda si a lo largo de tu vida presentaste algún tipo de reacción alérgica, de ser así, intenta recordar con qué se relacionó.
  • Presta atención al probar algo nuevo. Cambiar de marca de tinte o utilizar un nuevo color requiere que prestes atención a posibles reacciones y vayas al médico en caso de ser necesario.
  • Si un tinte te provoca alergia, revisa los componentes e investiga cuál puede ser el que te está generando ese tipo de reacción y evita productos con ese ingrediente.
  • Realiza la prueba de sensibilidad. Cada producto te indica cómo realizarla y aunque puede hacer más largo el proceso, más vale estar seguro de que no presentas sensibilidad al producto antes de aplicarlo en una zona más extensa.
  • En lo posible, adquiere productos de origen natural. Es menos probable que generes reacciones adversas a este tipo de elementos.
  • Compra solo productos de marcas recomendadas que cumplan con todas las normas de bioseguridad. Puedes optar por leer reseñas acerca del tinte que vas a adquirir para evitar sorpresas desagradables.
  • Revisa la originalidad del producto. En algunos casos, se fabrican copias de las marcas originales y se usan componente de menor calidad que son potencialmente peligrosos para tu salud. Realiza tu compra en páginas o centros de distribución en los que confíes.
  • Ten en cuenta que, aunque no hayas generado una reacción negativa a un producto la primera vez que lo uses, puede que la próxima vez se desarrolle la alergia.

Usar tintes para tu cabello no tiene por qué ser un proceso poco saludable para tu fibra capilar o peligroso para tu salud. Estar atenta al tipo de producto que estás utilizando, adquirir una marca confiable y prestar atención a cualquier cambio físico que puedas notar, es la mejor manera de cuidarse y no limitarse en cuanto al cambio de imagen que deseas.

WhatsApp chat